Toda España está muy calentita con la fallo del Tribunal Supremo que da la razón a los bancos y establece que sea el cliente quien pague el impuesto de las hipotecas. Sobre todo después de haber cambiado el criterio inicial.

Recordemos los hechos. El jueves 18 de octubre la Sala Tercera del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo) comunica que cambia la jurisprudencia sobre al pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.  El impuesto que hasta ese momento es pagado por el cliente, cuando se constituye una escritura pública de préstamos con garantía hipotecaria, debe ser sufragado por las entidades bancarias. Y la decisión abre la puerta a que los usuarios reclamen a las entidades financieras la devolución de lo que pagaron en su día.

Después del anuncio los bancos perdieron más de 5.000 millones de euros en su capitalización bursátil. Ya que los inversores no podían prever si la banca debería hacer frente al pago de todo el impuesto con carácter retroactivo o si tendría que hacerlo a partir de ese momento. Un punto vital que en aquel momento no quedaba resuelto. Y que llegó a los bancos a declarar que “La sentencia atenta contra la seguridad jurídica y no hay lugar para la retroactividad ya que los bancos sólo han cumplido con la legislación actual”.

Al día siguiente, viendo el revuelo que habían montado, con los bancos echando humo y utilizando su táctica favorita. Meter miedo sobre el impacto que tendría sobre la economía que ellos no ganen millones de euros. El  presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Luís María Díez-Picazo, se la envaina y suspende el fallo de la Sala Tercera por su “grave repercusión económica y social”. Y aplaza la decisión definitiva a un Pleno que se celebraría el 5 de noviembre.

El 6 de noviembre, tras 15 horas reunidos, el Pleno considera con 15 votos a favor y 13 en contra dar marcha atrás en la sentencia. Y vuelve a establecer que sea el cliente quien pague el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Lo que ha supuesto un escándalo sin precedentes.

El oportunismo de Pedro Sánchez

Por otra parte el gobierno del PSOE, encabezado por Pedro Sánchez, ha sabido rentabilizar el escándalo judicial publicando un Real Decreto que modifica el pago del impuesto de AJD. Estableciendo de nuevo que sean los bancos y no el cliente quienes se encarguen de abonarlo a partir de la entrada en vigor.

Real Decreto-ley 17/2018, de 8 de noviembre, por el que se modifica el Texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre.

El Decreto entró en vigor a partir del 9 de noviembre y en él se establece como excepción que los bancos no tendrán que pagar el impuesto en las hipotecas que den a la Iglesia y el Estado.

Pero como la banca nunca pierde, las entidades financieras ya han dejado claro que elevarán el precio de las nuevas hipotecas que concedan para absorber el impuesto.  Y encima lo cuentan, total que el ciudadano siempre pierde.

Eso si al menos el Gobierno ha demostrado que cuando hay voluntad se puede legislar rápido, a ver si sienta precedente.

Más madera:

A borracho o mujeriego, no des a guardar dinero

Iglesias plantea sancionar a la banca si decide subir comisiones para compensar el pago del impuesto de las hipotecas

Meme el Tribunal Supremo se hipoteca ante los ciudadanos. Gracias por tu visita y recuerda que en memesVIP nunca se pone el sol.